Inicio » Noticias » Educación Pública » Rescatando la voz docente y prácticas educativas innovadoras en contextos adversos

Rescatando la voz docente y prácticas educativas innovadoras en contextos adversos

Innovación Educativa

17 mayo, 2024

En un seminario internacional, con la creadora del actual modelo colombiano “Escuela Nueva” y el lanzamiento de un libro con experiencias chilenas de innovación educativa surgidas en pandemia, se dio cierre a investigación Fondecyt de iniciación doctoral en la que participó Educación 2020.


“No se puede decretar el cambio, éste se hace de abajo para arriba”, fue el mensaje central que resonó y marcó las exposiciones del “Seminario Internacional: Liderar la innovación educativa en contextos de adversidad”, el pasado martes 7 de mayo en dependencias del Programa de Liderazgo Educativo de la Universidad Diego Portales, hasta donde llegó el equipo de Fundación Educación 2020, para presenciar el hito de finalización del proyecto Fondecyt de Iniciación del sociólogo y doctor en Educación, Javier Pascual Medina, en la que la fundación participó el 2022 y de la que se desprenden importantes reflexiones y el lanzamiento de un libro. 

El seminario abordó tanto las etapas del estudio “Convertir la adversidad en oportunidad, liderazgo para la innovación educativa en tiempos de crisis”, como sus resultados, donde se rescatan experiencias innovadoras en educación que surgieron en escuelas y liceos durante la crisis sanitaria en Chile y ”que transformaron la educación desde la raíz, no solo para salvar la pandemia, sino que para ir mucho más allá, porque desde las comunidades escolares se dieron cuenta que nuestro modelo educacional ya no era suficiente y que lo poco que estaba funcionando ya no servía en el nuevo contexto. En vez de salvar el modelo tradicional, decidieron hacer un giro radical e instalaron modelos de aprendizajes activos”, explicó Pascual.  

En la  instancia también se presentó una de las políticas públicas educativas más exitosas de Colombia, en voz de su propia gestora, la galardonada y mundialmente reconocida socióloga en Educación, Vicky Colbert. En su charla magistral, la co autora y coordinadora del modelo Escuela Nueva, dio a conocer el camino que como pionera en la materia, permitió expandir y sostener no solo la innovación educativa en contextos adversos en su país, sino también una educación integral que rescata desde el núcleo pedagógico, la educación socioemocional, la formación ciudadana para la democracia y la responsabilidad individual financiera, así como el involucramiento de las familias en los procesos activos de aprendizaje de niños, niñas y jóvenes.

Tanto las innovaciones educativas chilenas como la colombiana, respondieron a medidas que comenzaron desde las mismas escuelas, para resolver los problemas contingentes y locales, como la pandemia en Chile o las deficiencias de la educación de Colombia, pero además, transformaron toda la escuela y luego se sostuvieron sus cambios hasta la actualidad, provocando un salto del tradicional paradigma donde –como señalan los investigadores de este fondo– “las escuelas son las responsables de su propia mejora bajo los estándares de desempeño y recursos del Estado, con poco acompañamiento de éste, en especial en el desarrollo de una mayor valoración de la profesión docente y de confianza en los profesionales de la educación para que desarrollen sus propias acciones de mejoramiento educativo”, a uno donde los propios centros educativos generaron transformaciones y lograron escalarlas, en base a sus propios contextos y expertise.

¿Por qué en pandemia? 

Otro de los puntos interesantes es que es la pandemia la que gatilla nuevas formas de enseñar. Y surge la pregunta, ¿por qué en el peor momento nos pusimos inventar cosas y funcionaron? Sobre eso, Pascual dice que “hay varias respuestas que tienen que ver con una política educativa que se flexibilizó, la priorización curricular, la suspensión del SIMCE, de alguna forma dieron espacio y libertad para poder hacer cambios sin sufrir las consecuencias de aquello, sin el riesgo de quedarse más atrasados aún o de rendir mal en la prueba (SIMCE). Una de las profesoras que participó en la investigación dijo: “es que ya nada estaba funcionando, no había nada que perder”. Por su lado, Colbert promueve que “la necesidad es la madre de la innovación”.

PARTICIPACIÓN DE EDUCACIÓN 2020

Educación 2020 fue parte de la primera fase del proyecto Fondecyt de Iniciación liderado por el investigador asociado de la Universidad Diego Portales, Javier Pascual. Él sostiene que “hay un aporte súper importante de Educación 2020, porque sistematiza las principales ideas que aparecen en el libro”. Además, en el proyecto de investigación, “tuvo un rol destacado en la recolección de información en terreno, a través de experiencias de la fundación implementando metodologías activas, y luego para la misma investigación, apoyando con las entrevistas iniciales que se hicieron a docentes seleccionados al comienzo del proyecto. Aquí estuvieron representados 30 establecimientos, seleccionados desde Antofagasta a Aysén. En tanto que los nueve presentes en el libro son de la RM, Los Ríos, Aysén, Coquimbo y La Araucanía. Los casos corresponden casi todos a establecimientos que han trabajado con la fundación en los últimos 10 años, de alguna u otra manera”.

El libro fue prologado por José Weinstein, director del Programa de Liderazgo Educativo de la Universidad Diego Portales, quien describe que “la presencia activa de organizaciones de apoyo, como la Fundación Educación 2020, que fueron capaces de comprender requerimientos –de los centros educativos que implementaron innovaciones educativas– y de impulsar procesos de asistencia técnica que desarrollaron sus capacidades institucionales y pedagógicas”, con metodologías activas como el Aprendizaje Basado en Proyectos o Tutorías entre Pares, “gatillaron procesos de transformación en sus aulas,  escuelas o liceos”. 

Por su parte, el ex director de Política Educativa de Educación 2020, Jorge Ibáñez (2023), cierra el texto con un capítulo de reflexiones bajo una pregunta central: “¿Vamos a esperar otra pandemia para impulsar la innovación?”, donde destaca que las experiencias de docentes y directivos “en contextos de alta adversidad, han logrado poner al centro a los y las estudiantes, generando interés por aprender desde su rol protagónico, promoviendo la colaboración entre pares y abordando el aprendizaje desde una visión integral”, e invita a “masificar estas experiencias pequeñas y acotadas, que no dependan exclusivamente de un docente que se siente remando contra la corriente”. 

UN LIBRO EN PRIMERA PERSONA: LA DE DOCENTES Y DIRECTIVOS 

Sobre las transformaciones que surgieron desde las comunidades escolares y dieron paso a las innovaciones educativas que fueron objeto de la investigación, Pascual, y su equipo de investigación, sostienen en su inédito libro lanzado durante este seminario, “De la crisis educativa a la transformación escolar. 9 relatos de docentes que se atrevieron a innovar durante la pandemia”: “¡Qué difícil es imaginar cambios que nazcan en la propia escuela cuando los principales artífices de dichos cambios son coartados por políticas públicas que orientan excesivamente su trabajo, estándares rígidos y una sociedad civil que cuestiona cualquier acción que salga de la caja”. 

De ahí la relevancia de la obra que reúne relatos que destacan por sus interesantes procesos de liderazgos a lo largo de transformaciones pedagógicas en las escuelas, vistas “desde una perspectiva más cercana, como un ejemplo de práctica para educadores y escuelas que busquen generar proyectos de innovación”, señaló Pascual.

En palabras del mismo libro, el objetivo fue rescatar vivencias de docentes y directivos que, en una de las mayores crisis por las que han pasado las escuelas, “se atrevieron a apropiarse de los espacios de acción que vieron disponibles y hacer algo diferente, no sólo para enfrentar la pandemia, sino para ir más allá y transformar las escuelas desde su interior. Con sus propias voces y en primera persona, los distintos educadores, protagonistas del cambio, reviven las motivaciones y los miedos que les llevaron a liderar innovaciones escolares, vencer obstáculos y resistencias, y las maneras en que pudieron (o no) sortearlas”

Los resultados de estas vivencias de cambio también comparten como resultado que “hay una profunda preocupación por el aprendizaje y por el bienestar de los estudiantes, entonces se siente que por primera vez a los estudiantes se les pone al centro en los procesos educativos”, destacó el investigador.

Versión digital de descarga gratuita.

RESCATANDO LA VOZ DOCENTE Y LA CULTURA DE INNOVACIÓN

En cuanto a las experiencias relatadas por los nueve docentes, Pascual sostiene que “en varios casos fueron inspiradas por Educación 2020, ya que la mitad de los casos eran ABP. No todos comenzaron con Educación 2020, pero sí decidieron formarse el año 2020 o 2021 en ABP – aun cuando la escuela no estaba funcionando en ese minuto, de ninguna forma– los docentes concluyeron que ABP es el camino. Otros quisieron Tutorías entre Pares y otros desarrollan innovaciones propias. De todas maneras son escuelas que tenían una cultura de innovación, una cultura instalada donde había directores y docentes que jugaron un papel importante, sobre todo docentes que tomaron liderazgo dentro de sus escuelas y sacaron adelante proyectos de innovación, con el apoyo de sus liderazgos formales, líderes intermedios”.

Los relatos de directivos y docentes corresponden a la última fase de la investigación, consistente en un trabajo en profundidad con nueve de ellos, con quienes luego se desarrollaron producciones narrativas, una metodología de investigación cualitativa, a través de la que se generan relatos que se co construyen entre investigador e investigados. “El resultado de estos relatos fue tan bueno que decidimos recopilarlos en un libro”, agrega Pascual.

La obra hasta ahora sólo tiene versión digital en un repositorio de la Universidad Diego Portales y su descarga es gratuita en este enlace

“VOLVAMOS A LA GENTE”

Vicky Colbert, socióloga de la Universidad Javeriana y de la Universidad de Standford, ha logrado sostener un prototipo de educación de calidad, con equidad y formación de habilidades para el siglo XXI, a través del modelo Escuela Nueva de Colombia, desde muchos ámbitos organizacionales, por ejemplo, como fundadora de la homónima fundación Escuela Nueva, cuyo fin es asegurar la sostenibilidad de la innovación educativa en su país. 

Colbert explica en su charla que esta ONG lleva por apellido “Volvamos a la Gente”, porque dado que “las innovaciones son muy vulnerables a los cambios políticos y administrativos”, la forma en que estas han logrado sobrevivir en su país “se debe a que los actores del cambio fueron los mismos docentes. Es una de las lecciones más importantes”, recalca y agrega que los esfuerzos para ello han estado en “sostener al bebé desde desde la sociedad civil, hay que ayudar al Estado, a través de alianzas público–privadas, volver la educación un compromiso de todos”.

En ese mismo sentido, Pascual desprende de su investigación que la sostenibilidad de las innovaciones educativas descansan en el liderazgo distribuido, donde se involucra a la comunidad educativa, se apropian de las metodologías de aprendizaje activo, siempre con apoyo técnico externo, aun cuando no haya capacidades instaladas previamente. “Eso hizo sentido y tuvo impacto en los aprendizajes y en la identidad de los establecimientos”. 

Entre sus conclusiones, también destacó la importancia de las investigaciones en educación, pero también que es necesario más conección de la academia con las comunidades educativas: “La academia tiene que avanzar en un involucramiento mucho más activo de las comunidades escolares en los procesos de investigación, primero porque los investigadores podemos conocer mucho  más de cerca lo que está ocurriendo y segundo, porque a las comunidades escolares les hace mucho sentido la investigación misma y pueden recoger sus aprendizajes; puede existir un verdadero cambio educativo a través de la investigación, cosa que hoy día pareciera tratarse de mundos que están muy separados”, destacó el investigador.

Hay olas del vasto océano de publicaciones académicas que rara vez alcanzan a los profesionales de la educación, a quienes sus horas no lectivas y extensas labores rutinarias no les alcanzan para dedicarse a la lectura de artículos escritos en un lenguaje lejano y muchas veces confuso. Entre encuestas, entrevistas y focus groups, solemos quedarnos no con la vivencia en su estado más puro, sino con nuestras propias interpretaciones, cargadas de ideas preconcebidas o adoptadas de otros autores”, finalizó.

Fotos y registro del Seminario: Gentileza de Universidad Diego Portales.

Noticias relacionadas

Noticias

de Educación

Suscríbete y recibe diariamente en tu correo el resumen de prensa sobre educación

Suscríbete