Inicio » Noticias » Noticias sobre educación » Opinión de Educación 2020 sobre Ajuste Tributario

Opinión de Educación 2020 sobre Ajuste Tributario

Noticias sobre educación

11 septiembre, 2012

El martes 4 de septiembre el Congreso aprobó el proyecto de Ajuste Tributario presentado por el Gobierno para financiar las reformas que desea impulsar en materia educativa. Como no existen tributos ligados a gasto, la intención de dedicarlos a educación es atribución del gobierno de turno.El proyecto tuvo una compleja tramitación, con 9 versiones sucesivas, […]



El martes 4 de septiembre el Congreso aprobó el proyecto de Ajuste Tributario presentado por el Gobierno para financiar las reformas que desea impulsar en materia educativa. Como no existen tributos ligados a gasto, la intención de dedicarlos a educación es atribución del gobierno de turno.

El proyecto tuvo una compleja tramitación, con 9 versiones sucesivas, y pudo ser aprobado luego de que el lunes 3 de septiembre, la Comisión Mixta acordara:

– Garantizar el aumento del impuesto a las empresas de un 17% a un 20%.

– Modificar la rebaja del impuesto de segunda categoría, de manera de garantizar que la rebaja propuesta se focalizara efectivamente en la clase media, entendiéndola como un segmento muy específico de la misma: aquellos que sí pagan impuesto a la renta.

– Aumentar la recaudación fiscal de manera inmediata en US$ 35 millones, producto del aumento del impuesto específico al tabaco.

– Aumentar la recaudación fiscal en US$ 400 millones mediante el envío, en los próximos 75 días, de un proyecto sobre factura electrónica.

– Extender a quiénes realicen un uso comercial de vehículos, el bono de 4 UTM  contemplado, originalmente sólo para propietarios de taxis y transporte escolar.

– Incrementar los recursos destinados al Fondo de Apoyo a la Gestión Municipal (FAGEM) en US$ 88 millones.

– Aumentar de US$ 25 millones a US$ 35 millones el aporte basal por desempeño a las universidades del CRUCH, lo que supone un incremento equivalente al 40%. Esta es una cifra que corresponde aproximadamente al 0.4% del presupuesto total de dichas universidades.

– Crear por ley un fondo de US$ 4.000 millones destinado a financiar preferentemente los gastos vinculados a educación preescolar, subvención escolar -incluida la subvención escolar preferencial- y educación superior.

– Modificar la estructura del crédito tributario a la educación, a) neutralizando el efecto segregador del diseño original, b) desvinculándolo del copago de financiamiento compartido,  y c) evitando el sesgo contra los establecimientos municipales y particulares sin copago[1].

OPINIÓN DE EDUCACIÓN 2020

Educación 2020 ha planteado en reiteradas ocasiones la urgencia de contar con mayores recursos para financiar la Reforma Educativa que el país requiere. En este sentido, el movimiento estudiantil puso sobre la mesa la necesidad de realizar una Reforma Tributaria para financiar los gastos en Educación que se demandaban, cuestión que finalmente fue acogida por el Ejecutivo.

El proyecto inicial presentado por el Gobierno contenía un descuento tributario, asociado al pago del Financiamiento Compartido, que profundizaba la segregación escolar, incentivaba el lucro, era regresivo y perjudicaba a la Educación Pública.

Educación 2020, académicos y estudiantes, criticamos fuertemente este descuento tributario, llamando a la ciudadanía a exigir a los parlamentarios no aprobar el descuento tal como estaba, a través de mails, firmas, publicaciones de prensa y una importante campaña comunicacional a lo largo de 4 meses.

Finalmente, el Congreso acogió esta demanda, y se acordó desvincular el descuento del copago e incluir a la educación municipal y la subvencionada gratuita en el beneficio. Gracias a esta modificación el proyecto no profundiza la segregación social del sistema educativo ni ataca a la Educación Pública, aunque continua siendo regresivo por estar los descuentos focalizados en el 20% de contribuyentes cuyo ingreso es suficiente como para pagar impuesto a la renta.

Educación 2020 aprecia esta modificación. Este es un triunfo ciudadano que nos sentimos orgullosos de haber impulsado. Sin embargo, somos conscientes de que contribuimos a detener un inminente revés, pero que no avanzamos en cuanto a integración en el sistema escolar ni en el fortalecimiento de la Educación Pública, salvo en la cifra marginal de US$ 88 millones destinados al Fondo de Apoyo al Mejoramiento de la Gestión Educacional Municipal (FAGEM).

Lo recaudado por el ajuste tributario finalmente aprobado no alcanza a financiar la reforma educativa que Chile necesita. El ajuste entrega -en el período 2013 a 2017- un promedio de US$ 900 millones anuales, los que se reducen en US$ 400 millones si consideramos el déficit anual de largo plazo que dejó la reforma aprobada a raíz del terremoto del 2010. En definitiva, el ajuste total de este período presidencial entrega un monto anual correspondiente a 0.2 puntos del PIB, que representa la séptima parte de lo que se necesita, tan sólo en el ámbito preescolar y escolar.

Por otra parte, si no se aprobara el prometido proyecto de factura electrónica, el cambio neto de recaudación en este período presidencial sería nulo, y con un efecto más bien regresivo en la distribución de ingresos: cerca de US$ 600 millones de dólares de descuentos tributarios se le aplicarán al quintil más rico de la población.

En cuanto al Fondo de Educación de US$ 4.000 millones, que entregará aproximadamente US$ 250- 350 millones anuales para gastos en educación, deberemos esperar a la discusión del Presupuesto 2013 y futuros presupuestos para conocer su real impacto. Si estos recursos no son complementarios al aumento “normal” del Presupuesto, que pudiera perfectamente ser reducido en otros ítems, entonces su efecto sería nulo. Educación 2020 estará permanentemente revisando las Leyes de Presupuesto para observar la evolución real del gasto educativo, así como su tasa real de ejecución anual.

De todas maneras, valoramos que una parte de los nuevos recursos se destine al fortalecimiento de la Educación Pública, materia fundamental para lograr una mejora significativa en nuestro sistema escolar.

Por el momento estaremos atentos a ver cómo se utilizan los nuevos recursos recién aprobados, con el objetivo de que realmente signifiquen una mejora en la educación de los niños de Chile.

Con todo, nos parece que es mejor haber aprobado esta reforma a no haberla aprobado. Es mejor terminar este período presidencial con un aumento neto de US$ 500 millones y no con una reducción neta de US$ 400 millones, pero la verdadera Reforma Tributaria es, evidentemente, una materia pendiente.

 


[1] Fuente: www.reformadeverdad.cl

Noticias relacionadas

Un nuevo Chile sólo es posible con una nueva educación: aquí te compartimos cinco prioridades y 10 desafíos para un nuevo gobierno

Noticias sobre educación 2020

18 noviembre, 2021

#EducaciónALaConstitución: Estos son las y los convencionales con quienes nos hemos reunido para sumarnos al debate constitucional

Noticias sobre educación 2020

11 noviembre, 2021

Noticias

de Educación

Suscríbete y recibe diariamente en tu correo el resumen de prensa sobre educación

Suscríbete