Inicio » Noticias » Noticias sobre educación 2020 » Opinión de Educación 2020 ante los últimos acontecimientos en el conflicto estudiantil

Opinión de Educación 2020 ante los últimos acontecimientos en el conflicto estudiantil

  El Gobierno ha vuelto a realizar propuestas en materia educativa introduciendo mejoras al modelo vigente. Sin embargo, sigue sin dar respuesta a la demanda de fondo del movimiento estudiantil, cual es un cambio estructural al Sistema Educativo que data de los años 80 y que no responde a las necesidades actuales. El actual sistema […]



 

El Gobierno ha vuelto a realizar propuestas en materia educativa introduciendo mejoras al modelo vigente. Sin embargo, sigue sin dar respuesta a la demanda de fondo del movimiento estudiantil, cual es un cambio estructural al Sistema Educativo que data de los años 80 y que no responde a las necesidades actuales. El actual sistema es segregador y es inequitativo, ya que supedita la calidad de la educación a la capacidad de pago de las familias.

A juicio de Educación 2020, el Ministerio no ha recogido al menos 4 aspectos de las demandas estudiantiles que son la esencia de una reforma educativa estructural: Rol del Estado – Institucionalidad – Lucro – Financiamiento.

 

1. Rol del Estado

Actualmente el Estado es garante de acceso y financista de la educación. El gobierno propone un cambio constitucional para sumar la garantía de calidad, sin asumir la responsabilidad de planificar el crecimiento y desarrollo del Sistema Educativo ni de proveer en todo el territorio nacional Educación Pública. En efecto, no define los valores que busca defender con el fortalecimiento de la Educación Pública, sino que la deja a nivel de una alternativa más dentro del abanico que el país debe ofrecer a los padres. Resulta así, poco viable que un Estado que no asume un rol de proveedor de Educación Pública pueda constituirse en garante de calidad.

Educación 2020 defiende el derecho de todas las niñas, niños y jóvenes a:

– Una educación obligatoria, laica y gratuita en todo el territorio nacional. De lo contrario, podría ocurrir que en toda una comuna o provincia la educación se encuentre en manos de un determinado grupo ideológico o religioso.

– Que garantice el acceso a proyectos educativos considerados de interés común los que no pueden ser particularistas ni excluyentes.

– Que constituya un espacio de integración, promoviendo la heterogeneidad de pensamiento y la diversidad socioeconómica e ideológica al interior de la escuela.

Todos estos principios definen la esencia de la Educación Pública y el Estado debe asegurarlos, elevando a derecho constitucional el acceso a la Educación que provee el Estado.

 

2. Institucionalidad

El actual sistema no es coherente con el rol que debe cumplir el Estado. Para esto se requiere un rediseño profundo de la institucionalidad en dos aspectos simultáneos:

1. Desmunicipalizar la Educación Pública.

2. Nueva regulación para el sector particular subvencionado.

El gobierno ha manifestado su voluntad de sustituir la educación municipal pero sin explicitar que esto será aplicable para todo el país, independiente de los resultados de cada comuna.

Respecto a la regulación del sector particular subvencionado, la propuesta de gobierno no considera ninguna modificación. Es imposible rediseñar la Educación Pública sin mejorar la normativa que rige a este sector.

3. Lucro

El gobierno ha manifestado la voluntad de hacer cumplir la ley vigente. Esto es, se mantiene el lucro en el sector escolar, CFTs e IPs, y se impide en las universidades.

Educación 2020 comparte la demanda social de fin al lucro en instituciones que reciban recursos estatales para proveer un bien público como la Educación, más aún cuando no existe evidencia que demuestre que el lucro mejora la calidad. Si bien la transparencia en el uso de los recursos es un paso indispensable, de ahora en adelante no deberían abrirse nuevos establecimientos e instituciones con fin de lucro que perciban recursos estatales.

Algunos parlamentarios han presentado un proyecto de ley para poner fin al lucro en todas las instituciones y niveles de educación que tengan financiamiento parcial o total del Estado. Los estudiantes aceptaron la invitación a opinar sobre este proyecto manifestándose a favor de la iniciativa, lo que compartimos. Esto demuestra que si se discuten los temas de fondo, los estudiantes están disponibles.

Preocupa que autoridades de gobierno induzcan a la confusión al aseverar que los estudiantes piden poner fin al sector particular subvencionado. A pesar de las complejidades, terminar con el lucro no implica acabar con este sector.

4. Financiamiento

En educación escolar, el gobierno no propone cambios profundos pero incorpora la posibilidad de un financiamiento por matrícula y no sólo por asistencia.

El actual sistema de financiamiento ha hecho crisis y ha sido nefasto para la administración de las escuelas públicas. Educación 2020 considera indispensable crear un nuevo sistema de financiamiento que sincere el costo de una educación de calidad en todos los establecimientos, que fomente la integración y que, en el caso de la Educación Pública, garantice su presencia en todo el territorio. Esto implica, entre otros, poner fin al copago y estudiar cuánto cuesta proveer una educación de calidad. Es inexplicable que el Gobierno aún no tenga listo este estudio al que se comprometió en diciembre del año pasado.

En educación superior, el gobierno ha mejorado su propuesta para alivianar el financiamiento de los estudiantes mediante becas y mejores créditos. Sin embargo, no se ha pronunciado respecto de los requisitos exigibles a las instituciones a las que en definitiva llegarán estos fondos. Los estudiantes exigen previamente la implementación de un sistema de acreditación potente y una superintendencia que fiscalice el correcto uso de los recursos. A su vez, piden un cambio en la estructura de financiamiento que incorpore recursos directos a las instituciones y no sólo a través de la demanda, para que el desarrollo de la educación superior obedezca al interés común. Sumado a esto, los estudiantes no avalan que este mayor esfuerzo fiscal termine, en definitiva, en las instituciones financieras.

 

Educación 2020 entiende que estos temas requieren de ciertos plazos para implementarse y etapas progresivas hasta su materialización. Hemos abordado la mayoría de estos aspectos en el documento “Para un camino a una educación con calidad y equidad para Chile” publicado recientemente, que aborda principalmente el tema de una nueva institucionalidad y financiamiento para la educación escolar.

En sus declaraciones, los estudiantes han explicitado su voluntad al diálogo en la medida que el gobierno considere en dicha instancia los temas que permitan avanzar hacia un cambio estructural del sistema educativo.

El Congreso es la institución republicana por excelencia y como tal, representa un espacio adecuado para debatir estas materias. Sin embargo, carece de atribuciones para iniciar la discusión de la mayoría de los proyectos de ley necesarios para resolver estas disyuntivas, las que corresponden al Ejecutivo. Esto explica la negativa de los estudiantes de aceptar que el gobierno traslade por ahora el diálogo al Parlamento.

Por ello, Educación 2020 hace un llamado al Gobierno a pronunciarse explícitamente sobre su voluntad de discutir y abordar todas estas materias, más allá de su postura ideológica sobre estos aspectos.

Noticias relacionadas

¡Atención profes y directivos! Educación 2020 lanza Consulta Ciudadana para conocer sus opiniones sobre el avance del proceso constituyente

Noticias sobre educación 2020

30 noviembre, 2021

Un nuevo Chile sólo es posible con una nueva educación: aquí te compartimos cinco prioridades y 10 desafíos para un nuevo gobierno

Noticias sobre educación 2020

18 noviembre, 2021

Noticias

de Educación

Suscríbete y recibe diariamente en tu correo el resumen de prensa sobre educación

Suscríbete