Inicio » Noticias » Noticias sobre educación 2020 » Los alcaldes y el bullying escolar

Los alcaldes y el bullying escolar

  Columna publicada en el Blog de La Tercera, de Mario Waissbluth Srs. Alcaldes: a través de estas líneas espero poder convencerlos de que hoy, buena parte de la mejora de resultados académicos y de la disminución del bullying yace más en vuestras manos y en vuestra decisión política que en la inminente Ley de […]



 

Columna publicada en el Blog de La Tercera, de Mario Waissbluth

Srs. Alcaldes: a través de estas líneas espero poder convencerlos de que hoy, buena parte de la mejora de resultados académicos y de la disminución del bullying yace más en vuestras manos y en vuestra decisión política que en la inminente Ley de Violencia Escolar que se encuentra en trámite en el Congreso.

Comencemos por el fenómeno mismo. Para ello, recomiendo un interesante libro de Diciembre del 2010, elaborado a iniciativa de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, denominado «Violencia Escolar: una mirada desde la investigación y los actores educativos», que contiene 10 ponencias de expertos en la materia. El fenómeno obedece a factores individuales, factores de aula, factores de escuela y factores culturales.

Comencemos por los culturales. Transcribiré aquí dos párrafos de una excelente columna en El Post, denominada «Sueños», de Paulina Araneda.

El primero: «Nuestro sueños no caben en vuestras urnas», es el encabezado de uno de  los múltiples carteles que hoy cuelgan de las plazas de Madrid. Y en él se refleja un sentimiento profundo, la sensación de no ser vistos o considerados…. Cómo no va a ser así. Nuestros jóvenes ven el bullying como la forma de actuar esencial de la clase política, insultos soeces en el Parlamento incluidos. Ven varias horas de noticiarios televisivos en que la violencia es llevada a niveles que exceden por lejos la verdadera realidad de Chile, al punto que la comienzan a entender como un rasgo esencial de la sociedad. Los segmentos más vulnerables de nuestra inequitativa sociedad son bombardeados por la propaganda de un consumo de 4×4, caros cosméticos, vacaciones bronceadas en el Caribe, que  están claramente fuera de su alcance.

No debe entonces sorprendernos el segundo párrafo de Paulina: En la sexta encuesta del INJUV, más de la mitad de las y los jóvenes señalan no sentirse parte de la sociedad chilena. Por otro lado,  la gran mayoría asegura que nadie influye en sus decisiones políticas, y el sistema democrático aparece significativamente más valorado por jóvenes de sectores de altos ingresos que por los de menores recursos, pues estos últimos consideran que el sistema político no hace diferencia en sus vidas.  En suma, la indignación y la tendencia a la demostración violenta -ya sea colectiva o individual, crece en el mundo, en Madrid y en Santiago, y en los sectores vulnerables es donde más crece. El bullying es la punta de un iceberg.

Por otro lado, es muy probable que este fenómeno nos haya estado acompañando por mucho tiempo. Lo que pasa es que hoy la prensa contiene en promedio tres veces más noticias sobre educación que hace tres años atrás, y eso es muy bueno. El fenómeno se está visibilizando, y el primer paso hacia la sanación es hacerse cargo de que hay una enfermedad.

Vamos ahora a los factores escolares. Hay una ley de violencia escolar en trámite que ofrece ayuda a las escuelas, y también sanciones. Visibiliza más el problema, y eso es útil, aunque en general las multas a escuelas vulnerables no me agradan, pues en definitiva terminan empobreciendo más a las ya pobres escuelas. Más me hubiera gustado ver incentivos para las escuelas que SI logran mejorar el clima escolar, según las bianuales encuestas que se hacen en relación con el SIMCE.

Pero en suma, esta ley es un pequeño gesto frente a un gran problema. Hay otros elementos de política educativa que pueden tener un efecto más significativo, y que están «ocultas» en la Ley de Subvención Preferencial», que permite dedicar recursos a este problema. Dos obstáculos: un mercado de asesorías técnicas educativas (ATEs) completamente desvirtuado y (para variar) desregulado, con muy pocas de ellas en condiciones de ofrecer ayuda en esta materia, y el segundo es la falta de capacidad técnica de los sostenedores (particulares y municipales) para elaborar buenas propuestas para gastar los recursos de la SEP.

Y aquí es, Srs. Alcaldes, y Srs. Sostenedores Particulares, donde les toca a Uds. Tenemos un problema gravísimo en el país con la calidad y liderazgo de los directivos escolares, tanto municipales como particulares subvencionados. Tiene orígenes en graves errores de la dictadura militar y la Alianza, que los mantuvo como vitalicios durante quince años, y en graves omisiones de los Gobiernos de la Concertación para abordar este tema. No lo digo yo, lo dicen los mismos directivos. Weinstein y Muñoz (2010) en base a la encuesta «Liderazgo Directivo y Calidad de la Educación en Chile» del CEPPE, encuentran que sólo el 18% de ellos mismos, en el caso municipal,  y el 28% de los particulares subvencionados, opinan que «sí pueden incidir en mejorar el trabajo de los docentes y el resultado académico de los alumnos».

¿Alguien en su sano juicio cree que con este tipo de liderazgo se va a poder controlar el problema de la violencia escolar y el bullying, con o sin Ley de Violencia Escolar, con o sin Ley SEP, con o sin Contrato de Honor? Las escuelas, por razones naturales, son verdaderas ollas de presión emocional, hasta en las escuelas más caras de los países más ricos. La sociedad debe poner a los mejores de los mejores, a profesionales de excelencia y altas habilidades interpersonales, a cargo de ellas.

La evidencia internacional es abrumadora. Según el afamado Informe McKinsey, alrededor del 97% de las escuelas de Inglaterra que fueron calificadas como ‘buena’ o ‘excelente’ tienen equipos de gestión que también son evaluados como buenos o excelentes; apenas el 8% de las escuelas a cargo de equipos con calificación ‘satisfactoria’ o inferior tienen calificaciones globales buenas o excelentes. En la experiencia de Educación 2020, que cuenta con trabajo en terreno en 12 comunas, y que cuenta con más de 12.000 adherentes profesores que nos cuentan a diario sus experiencias, en las escuelas con buenos resultados, incluso las más vulnerables, hay una clarísima correlación entre liderazgo directivo, resultados académicos, y clima escolar. Son escuelas donde los profesores respetan y se sienten incentivados por sus directivos y los apoderados colaboran con ellos.

Entonces, Srs. Alcaldes, aquí es donde les toca a Uds. La Ley de Calidad y Equidad aprobada en enero del 2011 los faculta para cambiar directivos escolares y del sostenedor, mejorarles las remuneraciones, con un sistema de concursabilidad que les facilita escogerlos mejor de acuerdo a sus habilidades directivas. ¿Lo van a hacer, o van a «arrugar» para evitar crearse problemas políticos en un año eleccionario? He visto a varios Alcaldes tomando admirables iniciativas para renovar sus planteles directivos, y he visto otros tantos en franca actitud de «arrugue». Srs. Ciudadanos: este es un tema crucial para exigir rendición de cuentas en las próximas elecciones municipales.

Noticias relacionadas

¡Atención profes y directivos! Educación 2020 lanza Consulta Ciudadana para conocer sus opiniones sobre el avance del proceso constituyente

Noticias sobre educación 2020

30 noviembre, 2021

Un nuevo Chile sólo es posible con una nueva educación: aquí te compartimos cinco prioridades y 10 desafíos para un nuevo gobierno

Noticias sobre educación 2020

18 noviembre, 2021

Noticias

de Educación

Suscríbete y recibe diariamente en tu correo el resumen de prensa sobre educación

Suscríbete