Inicio » Noticias » Lo bueno, lo mejorable y lo ausente del proyecto que pone fin al CAE

Lo bueno, lo mejorable y lo ausente del proyecto que pone fin al CAE

20 agosto, 2018

Actualmente está en trámite la iniciativa que reemplazará al tristemente célebre CAE. Y aunque como Educación 2020 valoramos ciertos aspectos, también creemos que hay otros temas de fondo que deben ser revisados antes de su aprobación. Bajo el nombre del Sistema de Financiamiento Solidario (SIFS), el gobierno presentó el proyecto que busca dejar atrás al […]



Actualmente está en trámite la iniciativa que reemplazará al tristemente célebre CAE. Y aunque como Educación 2020 valoramos ciertos aspectos, también creemos que hay otros temas de fondo que deben ser revisados antes de su aprobación. Bajo el nombre del Sistema de Financiamiento Solidario (SIFS), el gobierno presentó el proyecto que busca dejar atrás al Crédito con Aval del Estado (CAE) y que actualmente está siendo analizado por la Comisión de Educación del Senado. Ciertamente, la iniciativa tiene aspectos positivos, entre los que destacan el retiro de la banca y la baja en la tasa de interés. Sin embargo, también hay varios temas que no han sido abordados en la discusión y que —en caso de no considerarse— podrían terminar con la aprobación de un nuevo crédito que también impactaría a los estudiantes y, sobre todo, a los planteles. A continuación, te mostramos un resumen de la presentación que hoy compartimos en el Senado, con los aspectos positivos, los que aún deben ser considerados y los ausentes de esta iniciativa: ¿Lo bueno? – Reúne en un solo crédito las diferentes alternativas que existían, terminando con las diferencias entre las instituciones del Cruch y el resto. – Los estudiantes ya no aparecen con deuda en el sistema bancario, porque el nuevo crédito saca a la banca. – La mochila de los futuros deudores será bastante más liviana que antes, porque el Sifs considera un cobro proporcional al ingreso, de un 10%, y mantiene una tasa de interés del 2%. – Si no se registran impagos durante 15 años, la deuda expira tras este periodo. – Si la persona recibe un sueldo inferior al mínimo no está obligada a pagar el crédito y esto no se considera una “mora”. ¿Lo mejorable? – Como el descuento será por planilla, es importante que se generen los mecanismos para resguardar que la deuda sea efectivamente pagada por el empleador. – Como ya lo hemos planteado en el Plan Nacional, el crédito debe cubrir el arancel real, lo cual no queda reflejado en la propuesta del gobierno. – El crédito financia un 1,5 del arancel regulado, mientras que la gratuidad sólo un 1,2. Esto refleja la falta de coherencia en los criterios de la gratuidad, lo cual debe ser revisado. – Es necesario revisar cuáles serán los plazos que se considerarán como “deserción” para las mujeres embarazadas. – Falta claridad en el pago del crédito, al ser una parte puesta por el Estado y otra por la institución de Educación Superior. – Un riesgo a considerar es que las instituciones actúen discriminatoriamente, favoreciendo a estudiantes de deciles más altos en carreras con mayores brechas y así asegurar su financiamiento. ¿Lo ausente? – ¡Ya lo hemos dicho! El financiamiento de la Educación Superior no puede ser exclusivamente por matrícula. Debe aumentar el presupuesto de I+D+I a través de aportes basales o concursables, permitiendo también que las instituciones técnicas accedan a los fondos. Además, las carreras que son estratégicas para el país deben recibir un subsidio adicional. Para ver la presentación completa, haz click aquí

Noticias relacionadas

Regala cultura esta Navidad gracias a esta alianza por la innovación educativa

Educación 2020

8 diciembre, 2021

¡Atención profes y directivos! Educación 2020 lanza Consulta Ciudadana para conocer sus opiniones sobre el avance del proceso constituyente

Noticias sobre educación 2020

30 noviembre, 2021

Noticias

de Educación

Suscríbete y recibe diariamente en tu correo el resumen de prensa sobre educación

Suscríbete