Inicio » Noticias » Columnas de opinión » La Roja y la buena educación

La Roja y la buena educación

Columnas de opinión

20 noviembre, 2012

Columna publicada en El Austral de Temuco el 18 de noviembre de 2012. “Nuestro fútbol ya mejoró, ahora le toca a la educación”. Esta era la frase que hasta hace algunas semanas se leía en uno de los muros de la oficina de Educación 2020. Lamentablemente, el letrero con esta frase está ahora en la […]



Columna publicada en El Austral de Temuco el 18 de noviembre de 2012.

“Nuestro fútbol ya mejoró, ahora le toca a la educación”. Esta era la frase que hasta hace algunas semanas se leía en uno de los muros de la oficina de Educación 2020. Lamentablemente, el letrero con esta frase está ahora en la bodega.

Por estos días gran parte de la hinchada y de la prensa especializada apuntan al tipo de liderazgo de Borghi como el principal factor que explica la crisis de la “Roja”. No creo que el “Bichi” sea un mal DT. Tampoco creo que sea un tipo flojo ni me parece apropiada la imagen del “guatón parrillero”. Me inclino por la pausa y toque de su estilo por sobre el vértigo de los equipos de Bielsa. Sin embargo, las funciones del DT van mucho más allá de los aspectos netamente futbolísticos, abarcando temas motivacionales, valóricos, de respeto y trabajo. Es aquí donde Borghi cae y la figura de Bielsa – un DT que ganó la admiración y el respeto del hincha en base a su trabajo metódico y la disciplina en la cancha – se alza con propiedad.

Si bien es cierto cuando hablamos de la “Roja” nos referimos a adultos que debiesen asumir su responsabilidad, las funciones del DT recién descritas son imprescindibles en contextos de alta vulnerabilidad, y pese a las fortunas que manejan los futbolistas de la selección, esta es la realidad de nuestro camarín. Las principales estrellas del equipo provienen de contextos sumamente precarios, donde la pobreza y la violencia son el “pan de cada día”, y la educación de calidad no es más que una consigna. Es sencillo entender entonces el porqué de la crisis. Cuando cae el referente valórico del equipo se pierde la disciplina, cae el nivel de juego, y salen a la luz todas las falencias que los triunfos deportivos mantienen ocultas.

¿Y cómo se relaciona este análisis con el trabajo de educación? De una manera sencilla pero clara. Si el rol del DT es clave en un equipo de fútbol, la figura del director en una escuela es incluso más importante. La labor del director es relevante en el proceso educativo, en cuanto debe lograr que profesores, alumnos y apoderados se comprometan en el desarrollo de un proyecto común. El director debe ser un líder que motive, ordene y defina responsabilidades claras para todos los actores de la comunidad educativa.

Para los pocos futboleros de la oficina fue doloroso sacar el afiche que cité al inicio de esta columna. Sin embargo, no queremos que las mejoras en nuestro sistema educativo sean tan efímeras como lo han sido en la selección.

Noticias relacionadas

¡Atención profes y directivos! Educación 2020 lanza Consulta Ciudadana para conocer sus opiniones sobre el avance del proceso constituyente

Noticias sobre educación 2020

30 noviembre, 2021

Un nuevo Chile sólo es posible con una nueva educación: aquí te compartimos cinco prioridades y 10 desafíos para un nuevo gobierno

Noticias sobre educación 2020

18 noviembre, 2021

Noticias

de Educación

Suscríbete y recibe diariamente en tu correo el resumen de prensa sobre educación

Suscríbete