Inicio » Noticias » Columnas de opinión » La Ley de Presupuestos y el anuncio presidencial que no fue

La Ley de Presupuestos y el anuncio presidencial que no fue

Columnas de opinión

11 noviembre, 2013

Columna de Manuel Sepúlveda, sociólogo del área de Política Educativa de E2020. Publicada en El Dínamo el 8 de noviembre de 2013. La baja calidad de la educación, la falta de equidad y la segregación son uno de los grandes problemas de nuestro sistema educativo. Esta afecta también a la educación municipal, con la agravante de que esta situación […]



Columna de Manuel Sepúlveda, sociólogo del área de Política Educativa de E2020. Publicada en El Dínamo el 8 de noviembre de 2013.

La baja calidad de la educación, la falta de equidad y la segregación son uno de los grandes problemas de nuestro sistema educativo. Esta afecta también a la educación municipal, con la agravante de que esta situación pone en riesgo la educación pública, base de cualquier Estado. Los municipios – actuales administradores de la oferta pública de enseñanza a nivel escolar-  no cuentan con los recursos ni con las capacidades suficientes para gestionar de manera eficiente este sistema, de modo tal que el “éxito” observado en algunas comunas ha dependido fundamentalmente del nivel de ingresos de ésta y/o de la preocupación que pueda mostrar el Alcalde.

Lo anterior, sumado a una competencia desigual frente al sector particular subvencionado y a la errónea creencia de que estos colegios ofrecen una mejor calidad educativa que los municipales, ha producido un éxodo masivo de estudiantes desde las aulas públicas a las particulares, fenómeno que ha desfinanciado las arcas de muchas comunas en el país. Los recursos que reciben los municipios para educación dependen de los alumnos que tengan, a pesar de que no obstante su disminución deben mantener la planta de profesores y al día las cuentas de los establecimientos.

Así entonces -y entendiendo que la revitalización de la educación pública requiere de cambios estructurales mayores- resulta de suma urgencia prestar un apoyo inmediato a aquellos municipios que en la actualidad presentan mayores dificultades para evitar que el tema se torne irreversible. Nos referimos a los con mayor baja de matrícula y peores resultados.

Por todo lo anterior, en noviembre de 2012, cuando se discutía el Presupuesto para el presente año, se desató un importante debate en torno a la creación de un fondo destinado justamente al apoyo de las escuelas y municipios con mayores falencias. La idea, empujada por académicos, parlamentarios de oposición y Educación 2020, era invertir bajo una nueva lógica, en donde la focalización de los recursos y el acompañamiento en la gestión fueran los elementos centrales.

Luego de arduas discusiones se dispuso la creación de un “Fondo de Apoyo a la Educación Pública Municipal de Calidad”. Este fondo, de US$140 millones, que fue una de las condiciones establecidas para la aprobación del Presupuesto, y fue re anunciado por el Presidente Sebastián Piñera en los primeros meses de este año como una de las principales políticas impulsadas por su Gobierno para la mejora de la educación pública.

Sin embargo, lo dispuesto en la Ley de Presupuestos  y el anuncio presidencial no se cumplió.

Los recursos anunciados con bombos y platillos por el presidente presentan una ejecución del cero %. Parece una broma de mal gusto, pero no lo es. Ningún peso de los comprometidos en este fondo ha sido invertido, y en la espera, no hay recuperación de la educación pública ni mejoras en su calidad.

Si bien entendemos que existen procesos burocráticos y administrativos que deben seguirse este desastre es inexplicable. A el se suma la baja ejecución de otro fondo con recursos exclusivos para los colegios municipales (el “Fondo de Apoyo a la Gestión de Educación Municipal”, que  a agosto del presente año sólo ha ejecutado un 20% del total).

Y para esconder la realidad, en el Presupuesto 2014 el Ejecutivo pretende reunir ambos fondos en uno nuevo llamado “Fondo de Apoyo para la Educación Pública Municipal, a pesar de que NO tienen exactamente  el mismo fin.

El nuevo fondo propuesto suma los recursos de los dos ya señalados  y lo  incrementa en cerca de US$20 millones, pero el  mecanismo de asignación utiliza un criterio que relativiza lo acordado en la pasada discusión presupuestaria, y en cambio establece repartir los recursos entregando un 20% por partes iguales a cada municipio, un 50% de acuerdo a matrícula municipal de cada comuna, y sólo el 30% restante para aquellos municipios y escuelas con peores resultados SIMCE, mayor proporción de alumnos vulnerables, y que han presentado mayores pérdidas de matrícula en los últimos años.

En conclusión, es un imperativo que en la Comisión Mixta de Presupuestos se corrijan estos fatales errores aumentándose el porcentaje de los recursos que se distribuirán en función de las variables recién señaladas, de modo de favorecer a aquellos establecimientos y municipios que realmente necesitan más  recursos y apoyo en la gestión.

Del mismo modo, esta vez es fundamental que los recursos puedan utilizarse oportunamente. Ninguna resolución o procedimiento legal justifica lo acontecido con el fondo este año  y por el contrario, sólo refleja la desidia con la que se ha enfrentado la paulatina destrucción de la educación pública. No entender la urgencia de esta situación puede llevarnos a un punto de no retorno, en donde no exista oferta pública alguna sobre la cual construir. 

Noticias relacionadas

¡Atención profes y directivos! Educación 2020 lanza Consulta Ciudadana para conocer sus opiniones sobre el avance del proceso constituyente

Noticias sobre educación 2020

30 noviembre, 2021

Un nuevo Chile sólo es posible con una nueva educación: aquí te compartimos cinco prioridades y 10 desafíos para un nuevo gobierno

Noticias sobre educación 2020

18 noviembre, 2021

Noticias

de Educación

Suscríbete y recibe diariamente en tu correo el resumen de prensa sobre educación

Suscríbete