Inicio » Noticias » ABP » FabLab: La revolución en la sala de clases

FabLab: La revolución en la sala de clases

El colegio Carmelita Felipe Cortés de el Melón en la región de Valparaíso se atreve con Modelo Pionero y da un paso adelante creando el primer Laboratorio de Fabricación Digital


El año 2021 comenzó la idea a partir de talleres, del primer laboratorio creativo de la comunidad que abre las puertas a la innovación para poder diseñar junto a nuevas formas aprendizaje activo, los conocimientos de los estudiantes con nuevas tecnologías que no tenían anteriormente, todo esto gracias al Modelo Pionero de Anglo American. Educación 2020 también ha sido parte de este proyecto buscando innovar y acompañando la formación a la comunidad educativa en habilidades del siglo XXI.

Con una ceremonia inaugural y realizando el “corte de cinta” se dió el vamos al inicio de una nueva etapa en la comunidad escolar, con la apertura del FabLab o Laboratorio de Fabricación Digital, pensado en las nuevas lógicas de trabajo que buscan instalar la innovación como un pilar en sus organizaciones, agilizando el proceso de creación de ideas y soluciones, de modo que puedan rápidamente estar al servicio de los desafíos escolares.

(En la foto: Mario Hidalgo, Director Colegio Carmelita Felipe Cortés y Barbara Raby, Directora del espacio educativo de  Anglo American)

En esta instancia, el director Mario Hidalgo entregó palabras de agradecimiento por este importante hito escolar: “En estos cinco años hemos trabajado codo a codo con Educación 2020 bajo el enfoque de Modelo Pionero sumergiéndonos en una travesía que nos desafió en la búsqueda de la transformación pedagógica, favoreciendo las habilidades del siglo XXI y apropiándonos de un enfoque y movimiento educativo que busca cambiar la escuela, para que niños, niñas y jóvenes transformen el mundo. En este contexto, poder contar con un espacio como un FabLab es un sueño que se hizo realidad para nuestro establecimiento. Un espacio donde docentes y estudiantes pudiesen, en el aprender haciendo, dar respuesta a las necesidades de la comunidad. Un FabLab es un laboratorio de diseño y fabricación de prototipos funcionales que permiten resolver problemas reales de una comunidad”.

(En la foto: FabLab, Colegio Carmelita Felipe Cortés).

En la ceremonia, los estudiantes fueron parte importante de la iniciativa, siendo ellos los protagonistas de su aprendizaje dentro de la transformación de un espacio tradicional a un espacio innovador mediante metodologías activas, lo que genera por una parte, un cambio drástico en la forma de aprender y además soluciones a problemáticas que tienen un rol importante en la sociedad, tanto en su comunidad o de su entorno.

Antonella Fica, Estudiante del Colegio Carmelita Felipe Cortés nos comenta: “Es un gran avance ya que hemos podido trabajar en equipo, aprendemos conocimientos de todos nuestros compañeros para crear proyectos que les sirvan a todos. A diferencia de la metodología tradicional, todo era muy centrado en una sala con una pizarra y estábamos acostumbrados a copiar de la pizarra, y ahora podemos sentarnos en grupo, ocupar estas instalaciones muy modernas, compartir las opiniones y creando prototipos en base a nuestros proyectos, desarrollando nuestra creatividad”.

(En la foto: Antonella Fica, Estudiante de Cuarto Medio C, Colegio Carmelita Felipe Cortés).

Para los docentes, este espacio sigue cambiando los paradigmas tradicionales de la educación y más específicamente en las aulas, ya que junto a Modelo Pionero viene a re-pensar los aprendizajes a través de la transformación progresiva de los establecimientos educacionales hacia centros de innovación que potencien el vínculo social con sus comunidades, la autonomía y liderazgo de los jóvenes, y el desarrollo de soluciones a problemas reales de su entorno. 

Lorena González, Profesora de Matemáticas y Encargada de Apropiación Tecnológica del Colegio Carmelita Felipe Cortés, comenta: “Al principio costaba por que los estudiantes estaban acostumbrados al sistema tradicional, entonces cuando se planteó el Modelo Pionero, fueron reacios a querer trabajar en equipo, a muchos les gustaba en trabajo individual porque también es más cómodo, pensando en adecuarse a otras personas, pero de apoco se fueron dando cuenta la importancia que tenía, ya que también se están preparando para el mundo laboral y el desarrollar habilidades blandas como escuchar al otro, la empatía, o el simple hecho de exponer los trabajos a la comunidad era impensado. Hoy en día, es una de las características que las empresas muchas veces consideran que les falta a los jóvenes. Al pasar del tiempo hemos notado que hablaban con más naturalidad en el trabajo que ellos mismos habían realizado, ya que aquí el protagonista es el estudiante, nosotros somos simplemente guiadores de su aprendizaje, entregándoles el contenido neto de la asignatura pero ellos desarrollan todo, en base a la indagación van descubriendo cosas nuevas y van encontrando elementos que muchas veces nosotros no vemos».

(En la foto: Lorena González, Profesora de Matemáticas de Enseñanza Media y Encargada de Apropiación Tecnológica del Colegio Carmelita Felipe Cortés)

Desde Fundación Educación 2020 creemos en los cambios e innovaciones que se pueden realizar en la comunidad escolar, con estudiantes y docentes que necesitan de este tipo de apoyo, con un trabajo sistemático, de la envergadura que es Modelo Pionero y juntando recursos humanos y pedagógicos que permiten implementar, no solo en los estudiantes si no que en toda la comunidad educativa.

Gonzalo Gaete quien es Asesor de Proyectos de Educación 2020 y ha estado presente en estos tres años de implementación de Modelo Pionero, nos comentó: “La inauguración del FabLab es un hito que da cuenta de este proceso que ha tenido la escuela, se han realizado cambios metodológicos y también a nivel institucional, que ahora toman forma en este espacio, porque en definitiva no se saca nada con traer la maquinaria de punta, tener todos los espacios si no tenemos una lógica de trabajo que permita a los estudiantes protagonizar sus aprendizajes”.

(En la foto: Gonzalo Gaete, Asesor de Proyectos Fundación Educación 2020)

Desde Anglo American, Bárbara Raby, Directora de Espacio Educativo, argumenta: “El FabLab tiene que ver con un espacio que aporta a uno de los sistemas del Modelo Pionero que es la apropiación tecnológica y que busca que los estudiantes generen proyectos, prototipos para generar productos en relación a soluciones del entorno y del territorio, entonces este espacio tiene tecnología, tiene mobiliario para generar estos productos y dentro de estos procesos de aprendizaje, los chicos van adquiriendo habilidades no solamente de conocimiento tecnológico, sino que también habilidades de creatividad y de trabajo colaborativo, habilidades relacionadas con el liderazgo y desarrollo personal también en la medida que van desarrollando sus proyectos académicos”.

(En la foto: Bárbara Raby, Directora de Espacio Educativo de Anglo American)

En un mundo caracterizado por la aceleración de los cambios, la revolución tecnológica y fenómenos de alcance global que amenazan el bienestar colectivo, la innovación se ha transformado más que en una opción, en una necesidad para mejorar los diversos ámbitos de la sociedad.

¡Conoce aquí otros proyectos del Modelo Pionero donde Educación 2020 también ha trabajado!

Noticias relacionadas

Noticias

de Educación

Suscríbete y recibe diariamente en tu correo el resumen de prensa sobre educación

Suscríbete