Inicio » Noticias » Noticias sobre educación 2020 » Educación 2020 expone 13 propuestas ante Comisión de Financiamiento

Educación 2020 expone 13 propuestas ante Comisión de Financiamiento

Noticias sobre educación 2020

16 noviembre, 2011

  Educación 2020 fue llamado a exponer ante la Comisión de Financiamiento del Ministerio de Educación. Nuestro Coordinador Nacional, Mario Waissbluth, presentó 13 propuestas de Políticas Públicas que nuestro movimiento considera prioritarias ante el actual escenario en educación. 1.- Rápida introducción de directivos de excelencia en todo el sistema escolar. Consideramos que esta es, posiblemente, […]



 

Educación 2020 fue llamado a exponer ante la Comisión de Financiamiento del Ministerio de Educación. Nuestro Coordinador Nacional, Mario Waissbluth, presentó 13 propuestas de Políticas Públicas que nuestro movimiento considera prioritarias ante el actual escenario en educación.

1.- Rápida introducción de directivos de excelencia en todo el sistema escolar. Consideramos que esta es, posiblemente, la ruta más rápida de mejora de calidad del sistema. Si bien este tema mejoró con la Ley de Calidad y Equidad de enero del 2011, aún no se observa una implementación con la velocidad y urgencia requeridas.

2.- Fin del financiamiento compartido. La posibilidad de los padres de enviar a sus hijos a escuelas que exigen un cobro adicional de acuerdo con su estrato económico ha profundizado la de por sí severa segregación social de Chile. El financiamiento compartido debe desaparecer gradualmente, a medida que aumenten los recursos para las escuelas.

3.- Gratuidad en todos los niveles del sistema escolar. Si de gratuidad se trata, a medida que aumenten los recursos públicos, la primera y más urgente es una cobertura adecuada y con calidad en educación parvularia, la segunda es la eliminación del financiamiento compartido en el sistema escolar por vía del aumento de los recursos a  los establecimientos y en tercer lugar a nivel de educación superior, comenzando por la educación técnico profesional.

4.- Obligatoriedad de pre-kinder y kinder. Declarar la obligatoriedad de pre-kinder y kinder gratuito y sin selección, como una poderosa herramienta de integración social temprana.

5.- Duplicar recursos a las escuelas. Nuestro cálculo acerca del valor que debiera tener la subvención general (urbana, sin SEP) es de 5,35 UF por niño mensual. Esto considera 50 UF como salario promedio de profesores, 35% en lugar de 25% de horas no lectivas y los reforzamientos necesarios para alumnos con dificultades, apoyo psicopedagógico y esfuerzos extra-programáticos. El aporte actual del Estado es de 2,65 UF. Esta diferencia coincide con la promesa del programa de gobierno del Presidente Piñera de duplicar la subvención al 2018, lo cual al ritmo actual no se cumplirá de ninguna manera.

6.- Extensión y aumento de la SEP a educación media, el aumento de la SEP en sí misma, el rescate de la quiebra de muchos municipios, la reconstrucción del terremoto y otros temas que hacen estimar la necesidad de incremento del gasto anual promedio en educación parvularia y general hasta llegar a US$ 5.980 millones por año adicionales más una inversión por una vez del orden de US$1.875 millones.

7.- Nuevo esquema de financiamiento. Los esquemas de financiamiento deben orientarse a soluciones mucho más flexibles, con propedéuticos orientadores intermedios, certificación laboral, una mayor prioridad a la formación técnica y en oficios, en que la educación dual adquiere una importancia fundamental. Inducir a estudiantes mal formados por el sistema escolar a la falsa promesa de un título universitario ciertamente no va a resolver problemas estructurales ni para esos estudiantes ni para el país.

8.- Nuevo trato del Estado con proveedores de educación. Es necesario dar un giro en 180 grados a la forma en que el Estado se relaciona con los proveedores de la educación general y superior con algún tipo de subsidio estatal, transformándolo en una suerte de “contrato de concesión de obra pública”. El Estado provee recursos, el proveedor público o privado se compromete a cumplir con diversos estándares, no sólo de SIMCE, sino de calidad en un sentido más amplio, así como prácticas y criterios de admisión y expulsión, integración social, acreditación de carreras, planta docente, monto máximo de aranceles, trabajo con apoderados de escasa formación, o cualquier otro elemento fundamental para asegurar los derechos de los estudiantes. Sólo con una verdadera revolución en el marco regulatorio y el “contrato” entre el Estado y los proveedores de la educación, este podrá cumplir con sus deberes constitucionales de resguardo de la calidad.

9.- Mejorar sistema de acreditación. Debe realizarse a la brevedad una transformación radical del sistema de acreditación, no sólo en sus criterios, sino también en su institucionalidad y obligatoriedad.

10.- Equidad en el acceso a la educación superior. Es necesario que el Estado licite, entre instituciones sólidamente acreditadas, la provisión de un año transicional, nivelador y orientador, que aumente – en forma gratuita para esos alumnos – la posibilidad de ingresar a algún tipo de educación universitaria, técnica u oficio sólido, deseablemente con formación dual.

11.- Mejorar mecanismo de selección a la educación superior. La PSU ciertamente es una prueba útil que las instituciones universitarias pueden y deben complementar con otras variables como la posición relativa del alumno dentro de su propio establecimiento (lo cual ha demostrado ser un buen predictor). Pero claramente, si Chile tendrá un sistema serio de financiamiento a la educación en IP y CFT, así como mecanismos de formación dual, y si se desarrolla el año transicional nivelador y orientador arriba referido, debe existir otro tipo de mecanismos de selección más adecuados para este tipo de educación.

12.- Pruebas especiales de ingreso a Pedagogía. En el caso de pedagogía, la PSU no es necesariamente el único ni mejor criterio de admisión, ni debe ser el criterio único para la asignación de becas Vocación de Profesor. Todo gasto que se haga en la adecuada preselección de esos alumnos en términos vocacionales y de habilidades interpersonales es de una altísima rentabilidad para el futuro del sistema escolar. A manera de ejemplo, el sistema finlandés combina resultados académicos convencionales con ensayos, entrevistas, pruebas en aula y otras situaciones grupales. El resultado es que la deserción de las escuelas de pedagogía es mínima y la calidad de todo el proceso educativo, y de la carrera docente, se asegura a partir de ese punto. Mientras esto no se resuelva, la habilitación docente es indispensable.

13.- Responsabilidad del Estado con sus instituciones. El Estado debe asumir a cabalidad la paternidad de sus propias instituciones de educación superior, debe hacerse cargo de su fortalecimiento, y éste no es meramente un asunto de recursos. Por ejemplo, no es posible hacerlas “competir” con entes privados teniendo la maquinaria administrativa, lentitud y restricciones burocráticas propias de un Ministerio, situación en cierto modo similar a la que ocurre en la educación escolar.

Este es el resumen con las trece propuestas que Educación 2020 expuso ante la Comisión de Financiamiento. Aquí puedes leer el documento completo con nuestro análisis y visión general del sistema educativo chileno.

Noticias relacionadas

¡Atención profes y directivos! Educación 2020 lanza Consulta Ciudadana para conocer sus opiniones sobre el avance del proceso constituyente

Noticias sobre educación 2020

30 noviembre, 2021

Un nuevo Chile sólo es posible con una nueva educación: aquí te compartimos cinco prioridades y 10 desafíos para un nuevo gobierno

Noticias sobre educación 2020

18 noviembre, 2021

Noticias

de Educación

Suscríbete y recibe diariamente en tu correo el resumen de prensa sobre educación

Suscríbete