Inicio » Noticias » Noticias sobre educación » Con un taller científico, este liceo técnico profesional promueve la investigación, la ciencia y la tecnología

Con un taller científico, este liceo técnico profesional promueve la investigación, la ciencia y la tecnología

“Yo hago un taller científico, no está en la malla, no es pagado. Lo hago porque quiero”, dice Sara Vera, profesora de educación básica, especializada en Ciencias Naturales, 30 años en el Liceo Andrés Bello López de Quilpué y 34 años de servicio. “Partí el taller en el año 95 y tenía que salir a […]



“Yo hago un taller científico, no está en la malla, no es pagado. Lo hago porque quiero”, dice Sara Vera, profesora de educación básica, especializada en Ciencias Naturales, 30 años en el Liceo Andrés Bello López de Quilpué y 34 años de servicio. “Partí el taller en el año 95 y tenía que salir a buscar niños. Cuando vieron que viajábamos, que nos presentábamos en universidades, ahí empezaron a venir solos”.

El taller funciona cuando ella y sus estudiantes tienen horas libres. Asisten jóvenes entre quinto básico y cuarto medio. Quienes estudian en especialidad técnico profesional en este liceo público, oficialmente, no tienen clases de Química o Biología. Pero en el taller de Sara sí. Aquí nadie participa por las notas, sino por el placer de aprender.

Un día, Sara estaba leyendo el diario y encontró un aviso. Era la convocatoria del concurso científico escolar “Soluciones para el futuro”. Entonces tuvo una idea.

Un trabajo de todos

Juan Améstica y Antuca Del Pino estudian Dibujo Técnico en el Liceo Andrés Bello López. En el taller, la profesora Sara los invitó a pensar un proyecto para el concurso. “Empezamos a leer. Juan fue quien dijo, busquemos algo que disminuya la corrosión. Investigamos y dimos con el aloe vera, en Google, así de simple”, cuenta Sara. Hicieron pruebas de laboratorio, plantearon una hipótesis y lo enviaron al concurso. Semanas después, recibieron la respuesta: su proyecto había quedado entre los 20 finalistas.

“Un día estoy en clases y me avisan que llegó algo de Samsung. Era un computador, una cámara y $100 mil”, recuerda la profesora. Con los premios, realizaron el experimento nuevamente y también un video. Para grabar, los ayudó el encargado de computación del Liceo. Con el texto escrito, el profesor de lenguaje. “Es un trabajo de todos”, asegura Sara.

Pasaron por una serie de etapas, hasta que llegó la gran final y quedaron entre los cinco finalistas. El ganador se escogía con votos “me gusta” en Facebook. “No teníamos tantas redes sociales y fallamos -se lamenta Sara- pero mucha gente dijo que nuestro proyecto era el mejor”. Viajaron a Santiago para la premiación. “Nos trataron como reyes”, recuerda.

“Investigar abre nuestras mentes”

 “Se dice que los estudiantes de educación técnica sólo necesitan ejecutar, no pensar ni investigar. Es un error. Este liceo nos muestra que la formación técnica aporta en la sustentabilidad, con creatividad y pensamiento crítico. Ése es el enfoque que urge en los liceos técnicos del país”, sostiene Patricio Carrasco, investigador de Política Educativa de Educación 2020.

El director del colegio, Carlos Lever, valora la labor de Sara Vera y asegura que como liceo técnico profesional, consideran clave la vinculación con las ciencias y la investigación. “El año pasado la profesora implementó la semana de la ciencia, de párvulo a cuarto medio, con jurados externos. Lo del concurso no es una cuestión aislada, es algo que impulsamos”.

Así lo sienten también Juan y Antuca. “Más allá del premio, es reconfortante porque te das cuenta de que puedes hacer cosas que quizá no sabías”, dice él. Y ella: “ponerse metas y lograrlas, te hace crecer. Investigar abre nuestras mentes”. Ambos tienen 17 años y participan en el PACE, un programa de ingreso sin PSU a la Universidad Federico Santa María.  Tienen claro qué harán el próximo año, cuando salgan de cuarto medio: Juan estudiará Ingeniería Civil. Antuca, Arquitectura.

Además de esta iniciativa, Sara ha participado en convocatorias de la Universidad del Biobío, del Museo de Historia Natural y de Explora Conicyt. Mantiene vínculos con las Universidades de Valparaíso y Católica de Valparaíso, que aportan con materiales de laboratorio o facilitan sus dependencias para la comunidad del colegio.

“Estoy pronta a jubilar”, dice Sara con voz reposada, con el tono de quien sabe que ha entregado un montón. Al menos así lo ha hecho en este liceo de Quilpué, donde su legado se palpa. En la entrada de una de las salas de clase, puede leerse una placa de bronce, que dice “Laboratorio de Ciencias Sara Vera Aravena”.

Noticias relacionadas

Un nuevo Chile sólo es posible con una nueva educación: aquí te compartimos cinco prioridades y 10 desafíos para un nuevo gobierno

Noticias sobre educación 2020

18 noviembre, 2021

#EducaciónALaConstitución: Estos son las y los convencionales con quienes nos hemos reunido para sumarnos al debate constitucional

Noticias sobre educación 2020

11 noviembre, 2021

Noticias

de Educación

Suscríbete y recibe diariamente en tu correo el resumen de prensa sobre educación

Suscríbete