Inicio » Noticias » Centro de Liderazgo Educativo (CLE) » Colegios de La Araucanía celebran We Tripantu: avanzando hacia una educación intercultural

Colegios de La Araucanía celebran We Tripantu: avanzando hacia una educación intercultural

“Hace veinte años, los estudiantes sentían vergüenza o se reían al hacer un baile o usar vestimenta mapuche. Desde que celebramos We Tripantu, la cultura mapuche se ve con respeto”, cuenta Bernardino Cárdenas, director del Liceo Claudio Arrau de Carahue, uno de los establecimientos educacionales que forma parte del Proyecto Araucanía que Educación 2020, junto […]



“Hace veinte años, los estudiantes sentían vergüenza o se reían al hacer un baile o usar vestimenta mapuche. Desde que celebramos We Tripantu, la cultura mapuche se ve con respeto”, cuenta Bernardino Cárdenas, director del Liceo Claudio Arrau de Carahue, uno de los establecimientos educacionales que forma parte del Proyecto Araucanía que Educación 2020, junto con Fundación Luksic, está llevando a cabo en 6 comunas de la región, acompañando a siete liceos técnicos.

El We Tripantu es la celebración del año nuevo mapuche que, como todos los pueblos originarios del hemisferio sur, se celebra en el solsticio de invierno y marca el inicio de un nuevo ciclo solar. Muchos colegios de la región de La Araucanía –donde el 30% de la población es mapuche, el porcentaje más alto del país– celebran esta fecha, rescatando elementos de esta cultura ancestral.

El intendente Francisco Huenchumilla destacó que “espero que a partir de este nuevo ciclo, yo sienta también que no estoy solo y sienta que estoy dando una pelea que vale la pena dar por una civilización, una cultura que tiene miles de años, pero que no quiere desaparecer, que se niega a desaparecer y que tiene proyecciones para el futuro nuestro, de nuestros hijos y de las futuras generaciones”.

En el Liceo Hualpín de Teodoro Schmidt hace cinco años que realizan la ceremonia dentro del establecimiento, invitando a los Lonkos de las comunidades aledañas a compartir con los miembros del colegio. “Es importante porque une al pueblo mapuche con el pueblo no mapuche”, destaca Nibaldo Ramírez, director del liceo. Estudiantes, apoderados, profesores e invitados mapuche y no mapuche comparten sopaipillas, bailan y se visten con los atuendos típicos de esta cultura.

“Valoramos con mucha fuerza que los establecimientos con los que estamos trabajando integren, no sólo por mandato ministerial sino también por reconocimiento a su cultura local, una invitación a la comunidad, con participación de las comunidades mapuche en los liceos, y que se transforme en un espacio de encuentro intercultural”, explica Nadiezhda Yañez, profesional del centro de Liderazgo Educativo de Educación 2020 y jefa del Proyecto Araucanía.

Carla Recabarren, presidenta del centro de alumnos del Liceo Claudio Arrau, piensa que la actividad dentro de los colegios “es un reconocimiento y un rescate de nuestra historia”, sin embargo, le parece insuficiente: “Es un pequeño momento de reflexión y aprendizaje, pero no tan profundo como se quisiera”.

Desde lo multicultural a lo intercultural

Esa insuficiencia, para Bibiana Rodríguez, doctora en educación y profesional del Centro de Liderazgo Educativo de Educación 2020, responde a la diferencia entre los gestos multiculturales y la verdadera interculturalidad.

“Para avanzar hacia el encuentro de culturas, una forma es la multiculturalidad, donde me abro a conocer y sensibilizo con el patrimonio de una cultura minorizada. En cambio, las experiencias de interculturalidad favorecen el intercambio de patrimonio simbólico, donde dos culturas se sitúan en una posición simétrica y en ese ejercicio de valorización del otro se pone en cuestionamiento la cultura dominante. Pero estamos lejos de eso”, señala.

En ese sentido, Hernán Marinao, asistente de la educación en el Liceo Reino de Suecia en Puerto Saavedra y dirigente de la comunidad mapuche Huapi Budi, tiene claro que los colegios no son interculturales, sino que hacen gestos de encuentro multicultural durante We Tripantu. “Hay jóvenes mapuche que viven en comunidades con sus padres y abuelos. Para ellos el colegio es una jaula donde pierden su hábitat y aprenden cosas diferentes a su cotidiano. Si hubiera interculturalidad a diario en el colegio, los jóvenes construirían su identidad con los dos mundos”, reflexiona Marinao.

Bibiana Rodríguez destaca la incorporación de We Tripantu, ya que es un paso necesario, dentro de muchos, para alcanzar la interculturalidad. “No me imagino un camino que no parta por ahí. Los gestos que abren a la multiculturalidad allanan el camino para que se produzca un genuino encuentro entre culturas, para que podamos, en el futuro, hablar en justicia de intercultura”.

En este sentido, Nadiezhda Yañez espera que “estas experiencia puedan efectivamente fortalecer los vínculos de encuentro intercultural al interior de los establecimientos, en pos de integrarlo como prácticas permanentes, no sólo anecdóticas, no sólo esporádicas, sino como una mirada permanente en que la convivencia democrática, integradora e impulsora de todas las expresiones culturales, enriquezca el proceso formativo y enriquezca también los procesos de mejora de los colegios. Somos unos convencidos que un liceo mejora tanto porque lo hace mejor en sus procesos de gestión, porque estamos presentes en el aula, como porque tiene más sensibilidad para vincularse con su territorio, con su entorno, con su historia institucional y local, poniendo eso al servicio del proceso educativo”. 

Imagen: I. Municipalidad de Nueva Imperial.

Noticias relacionadas

¡Atención profes y directivos! Educación 2020 lanza Consulta Ciudadana para conocer sus opiniones sobre el avance del proceso constituyente

Noticias sobre educación 2020

30 noviembre, 2021

Un nuevo Chile sólo es posible con una nueva educación: aquí te compartimos cinco prioridades y 10 desafíos para un nuevo gobierno

Noticias sobre educación 2020

18 noviembre, 2021

Noticias

de Educación

Suscríbete y recibe diariamente en tu correo el resumen de prensa sobre educación

Suscríbete