Inicio » Noticias » Noticias sobre educación » Análisis concluye que colegios con un mismo sostenedor no logran iguales resultados

Análisis concluye que colegios con un mismo sostenedor no logran iguales resultados

Varios estudios chilenos indican que los establecimientos subvencionados y que cobran copago a los apoderados (financiamiento compartido) no agregan valor al desempeño individual y grupal de los alumnos. Es decir, no logran que éstos rindan más allá de su nivel socioeconómico. Una realidad que comprobó, en los resultados Simce entregados este año, un análisis de […]



Varios estudios chilenos indican que los establecimientos subvencionados y que cobran copago a los apoderados (financiamiento compartido) no agregan valor al desempeño individual y grupal de los alumnos. Es decir, no logran que éstos rindan más allá de su nivel socioeconómico. Una realidad que comprobó, en los resultados Simce entregados este año, un análisis de la U. Diego Portales.

El informe consideró los resultados en el test de cuarto básico de dos de los tres tipos de colegios que operan con subvención: aquellos subvencionados gratuitos y los que tienen financiamiento compartido (cobran a las familias). Sólo se analizaron las escuelas que operan en red, esto es, bajo un mismo sostenedor. ¿El resultado? A mayor cobro a las familias, aumentan los resultados, incluso entre colegios de la misma red. Las diferencias alcanzan hasta 41 puntos en algunos casos.

Sin embargo, una de las conclusiones del análisis es que el mayor puntaje se debe sólo a la selección por capacidad de pago de los alumnos y no a la gestión del colegio. Bastan entre $ 5 mil y $ 10 mil de mensualidad para que el colegio logre 21 puntos más en matemáticas y 9 puntos más en lectura que uno gratuito. Cuando el colegio cobra más de $ 50 mil, la brecha de puntajes con los establecimientos gratuitos llega a 41 puntos en matemáticas y 33 en lenguaje.

“Para lograr un alto Simce, los colegios con copago no tienen mejores profesores, ni mejores prácticas, sino que seleccionaron a los alumnos con mejor capital sociocultural y que son más baratos de educar”, dice el investigador del Centro de Políticas Comparadas en Educación de la UDP y autor del análisis, Felipe Salazar.

Para los expertos, el financiamiento compartido agrupa a familias que tienen la misma capacidad de pago. “Sólo esta condición socioeconómica provoca mejores resultados, pero estos recursos extras no dan valor agregado. Los padres cancelan para ingresar a un club determinado”, dice el académico del Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE), Juan Pablo Valenzuela.

Economía de escala

Una investigación anterior realizada por el propio Salazar, junto a Gregory Elacqua (hoy director del Instituto de Políticas Públicas de la UDP) y otros académicos, había concluido que los colegios que operan en red tienen mejores resultados. “Una red permite hacer economía de escala y acceder por el mismo dinero a mejores recursos”, explica Salazar. Por tanto, sería esperable que tuvieran más capacidades de subsanar las diferencias de cuna. “Uno podría esperar que tengan un manejo más eficiente en los recursos y que lo hicieran mejor en Simce. Pero eso no pasa”, explica Salazar.

Sin embargo, el operar bajo un mismo sostenedor, con profesores con sueldos similares, igual capacitación e infraestructura, no garantiza los mismos resultados para todos, concluye el nuevo análisis de la UDP.

Ejemplos: una persona natural como sostenedor posee cinco colegios en comunas como Pudahuel, Maipú y Buin, con cobros distintos, según el barrio y que van desde $ 4 mil a $ 38 mil mensuales.

Su colegio más caro, ubicado en Pudahuel, no alcanzó a sobrepasar el puntaje promedio nacional en matemática (logró 243 puntos) y en lectura obtuvo 279 puntos.

El colegio más barato ($ 4 mil al mes), ubicado en Buin, logró 234 en matemática y 241 en lectura.

La diferencia entre los colegios de un mismo sostenedor llega a 38 puntos en lectura y a 9 en matemáticas.

Las redes educacionales tienen sus colegios en distintas zonas y esta sería la razón principal de la brecha de puntaje. “Es la selección de familias por nivel socioeconómico”, dice Salazar.

En los 17 colegios de la red Sip, los promedios variaron entre 263 puntos, el más bajo, y 304 puntos (41 puntos más), el mejor, en matemática. En lectura, el más bajo logró 269 puntos y el más alto 302 puntos. Las mensualidades varían entre $ 0 y $ 22 mil. El grupo atiende a más del 50% de sus alumnos de forma gratuita, dice la gerenta de la red, Lili Ariztía.

El mejor establecimiento obtuvo 304 en matemática y 295 en lenguaje. Se trata de la escuela Hermanos Matte de Santiago. “Más de la mitad de los alumnos asiste gratis y el 45% paga alrededor de $ 15 mil mensuales”, afirma Ariztía.

Al otro lado de la capital, en San Ramón está la escuela con resultados más bajos. El 66% de los alumnos no paga y el resto cancela $ 8 mil.

Fuente: Diario La Tercera 

Descargar estudio The effectiveness of private school franchises in Chile’s national voucher program.

 

 

 

 

Noticias relacionadas

¡Atención profes y directivos! Educación 2020 lanza Consulta Ciudadana para conocer sus opiniones sobre el avance del proceso constituyente

Noticias sobre educación 2020

30 noviembre, 2021

Un nuevo Chile sólo es posible con una nueva educación: aquí te compartimos cinco prioridades y 10 desafíos para un nuevo gobierno

Noticias sobre educación 2020

18 noviembre, 2021

Noticias

de Educación

Suscríbete y recibe diariamente en tu correo el resumen de prensa sobre educación

Suscríbete